miércoles, 18 de abril de 2007

Homosexuales a la Constituyente...


¿Que lindo sería no?, imagínense, glamour por todas partes, flores, Paulina Rubio y Cher justas por primera vez en un escenario cantando sus mayores éxitos, mariposas volando por las calles y show de travas por las noches….estoy bromeando.
Más allá de este simple chiste, la constituyente es fundamental para replantear el país. Lógicamente esta nueva constitución tiene que representar y beneficiar directamente a los bolivianos.
Pero que pasa cuando las minorías no nos sentimos en ningún momento representados y pero aún no hay quien vele por nosotros y aún menos nustros intereses.
La situación no es nada alentadora, se que existen grupos que apoyan al gremio uy otros grupos que son minorías.
La constitución que se está planteando no contempla nuestros derechos, ni tampoco nos protege y peor aun ni nos menciona.
La constituyente tiene muchas prioridades que cabalmente recaen en las primeras necesidades del boliviano, pero que hay de las minorías, tampoco tenemos un representante en la constituyente, y su hubiera sería objeto de burla, persecución.
Es penoso saber que los gays y lesbianas no tengamos ni un chance en la política, (Como una expresión de intento por entrar al mundo de la Política encontramos al estilista Ninón, al cual admiro su valentía).
Entren al buscador google y busquen la palabra homosexual en páginas Bolivianas, que horror…solo puedes apreciar noticias o notas referentes al SIDA y a que son una minoría que busca igualdad.
Buscamos igualdad, pero también necesitamos ser parte de la construcción del país con miras al futuro, necesitamos que cambien estos viejos conceptos, y asumir responsabilidades y desafíos.
También parte de nosotros siendo parte de la sociedad luchar por nuestros derechos y hacernos escuchar…aunque no soy el mejor representarte para decir este consejo al menos con este blog intento hacer algo.
Me hubiera gustado que en la constituyente las minorías se hayan podido expresar mejor y más que todo ser tomadas en cuenta en varios puntos.
Es que tenemos que aceptar algo, nosotros los gays tenemos como un sexto sentido, es decir , no estamos hablando de un sentido femenino, para nada. Es como que tenemos una diferente óptica de la vida , vemos algunas cosas que otros no pueden ni percibirlo.
Espero que nuestro don podemos usarlo para cosas provechosas que hablar de homosexuales no es solo fiesta y joda, va más allá de lo que muchos piensan.

7 comentarios:

LOCA!!.. como tu madre dijo...

y te falto "la música de Miranda impregnada en el aires..." jaja

Muy cierto lo de la ausencia de derechos para los homosexuales mi querido Invencible...

Aunque penosamente en nuestra sociedad falta demasiado para esa clase de tolerancia.

Aguante Ninón!!!

LESLIE dijo...

Querido invencible, estaba visitando tu blog... lo conocí mediante un post en blogsbolivia. Me parece q la elección sexual es propia y hay q respetarla, yo creo q es un buen paso aceptarse a si mismo seas homo o hetero sexual. Pero no me puedes negar q aveces el homosexual hace q su preferencia hacia su mismo sexo lo coíba .. y no lo "demuestre" abiertamente, a la mayoría q conozco o se "defienden" como anónimos o se cambian de nombre y no muestran "su cara" en este caso su foto, por q? Sean felices como son y los q no los entiende pues q se vayan a la cochinchina.
Un abrazo atigrado.

Españolito dijo...

hola! La verdad es que no entiendo el post de "La Leslie". Que por qué? mira yo soy español y como en todas partes, en algunos sitios la intolerancia y el temor a situaciones de incompresión y dolor pues hacen temer a la persona por reacciones y bueno, al fin y al cabo cada uno lleva su vida como quiere. Tu llevas un letrero de heterosexual?. Yo no tengo ningun problema en llevar una vida en la que todo el mundo que quiero lo sabe, pero entiendo perfectamente las situaciones que se pueden dar, solo hay que tener ojos en la cara y querer mirar y atender un poco lo que nos rodea. Por cierto, lo de coiba (como los puros) sin h me ha matao, y lo de heterosexual separado me ha rematao, jejeje. Un saludo.

invencible dijo...

Loca como tu madre: asi es aguante NINON, gracias por visitarme.

Leslie: muchas gracias por tu participación yla razón por la que no doy la cara es por temor a represarias o rechazo de la sociedad.

Españolito:Gracias por visitar la página y dejar tu comentario.

Gay dijo...

Los derechos legales son la base para la plena integración del colectivo en la sociedad. Somos iguales, a diferencia de una preferencia sexual, y esto ha llevado a una forma de vida con características peculiares que tienen que estar recogidas dentro de las normas generales, como son las constituciones de los diferentes países.

Un saludo.

invencible dijo...

GAY: Muchas gracias por tu participación , sigueen contacto
saludos
INVENCIBLE

Anónimo dijo...

Dese España, pensando en los andes, escribí hace unos días una nota sobre vosotros y nosotros. Se publicará en alguna revista de este lado del oceano, pero me gusta compartirlo con vosotros.

ORGULLO DE CIUDADANO DE PACHAMAMA
En pocas semanas Bolivia tiene previsto concluir la redacción de una nueva Constitución. Este esfuerzo constituyente, organizado a través de una Asamblea, definirá derechos y deberes ciudadanos, probablemente recogerá el carácter indígena de la nación y reivindicará Pachamama como la tierra madre de todos los bolivianos.
He tenido la ocasión de conocer y charlar con los que en esa Asamblea Constituyente representan y reivindican los derechos GLTB (de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales) que para reunir fuerzas y aprovechar esfuerzos se han unido a otros grupos con representación minoritaria, como las personas con discapacidad, los movimientos feministas o los que hablan en nombre de los emigrantes.
Esos que representan a la minoría GLTB, que en Bolivia es desconocida y no reconocida como propia son, sobre todo, unos valientes. Pintarse de rosa, gritar consignas por la igualdad y sacar la pluma a pasear en Santa Cruz, Cochabamba o La Paz es arriesgarse, pues es dar a conocer la existencia de lo que para muchos ni está, ni es (“no en mi cultura”). Y además es diferenciarse en una sociedad que es plural, pero no siempre incluyente.
Diferenciarse ha sido, tradicionalmente y en todo el mundo, una de las estrategias de liberación de gays y lesbianas. El esencialismo define la homosexualidad como una entidad más o menos constante en el tiempo que tiene que ver con nuestra esencia biológica o psicológica. Según esta postura/teoría si los maricones lo somos, es en esencia, y somos por tanto esencialmente distintos a los demás. De acuerdo a esa diferencia, diría el esencialismo, debemos diferenciarnos y ser protegidos con derechos propios de nuestra minoría.
Pero si unos abogan por el derecho a la diferencia, otros defienden el derecho a ser considerados como iguales. El constructivismo ve en la homosexualidad una construcción condicionada social e históricamente. Por tanto, abogan por una reivindicación de derechos GLTB basada en la reunión de personas que han sido diferenciadas por su orientación sexual pero que no son esencialmente diferentes. Según el constructivismo, gays y lesbianas hemos sido tratados como distintos cuando en realidad somos iguales a los demás.
Como movimiento el esencialismo me parece mucho más divertido y apela a mi hedonismo. Diferenciarse con plumas y barbas, coreando a Priscilla Reina del Desierto y con el aceite chorreando, es ir sembrando normalidad, llamar a la fiesta y la atención que necesitamos. Incluso, en algunos momentos, ha sido eficaz para iniciar la batalla reivindicativa.
Sin embargo, el derecho a la igualdad y todos los que de él se derivan, son míos y de cada uno de nosotros como ciudadanos. Sin adjetivos gregarios. No somos menos que nadie por ser gays, o lesbianas, o transexuales, o bisexuales. Y por tanto tampoco necesitamos más derechos. Nos pertenecen todos los que se derivan de ser ciudadanos de un país. Incluso nos pertenecen los derechos que algunos países no reconocen a sus ciudadanos.
Volviendo a Succre, donde se reúne la Constituyente boliviana; los derechos que los grupos GLTB logren incluir en su nueva constitución serán derechos para todos los bolivianos, derechos ciudadanos. Si las personas con discapacidad o los emigrantes del país andino tienen la difícil labor de reivindicar condiciones y protecciones especiales que les permitan acceder a los derechos a los que su condición limita el acceso, a gays, lesbianas, bisexuales y a las mujeres les basta con que les dejen ser ciudadanos de pleno derecho y no limiten su condición de bolivianos. (Conscientemente he excluido a transexuales que sí podrían necesitar protección específica que salvaguarde sus derechos durante y después de su trashumancia).
Sirva Bolivia como ejemplo y argumento nacido del cariño. Otros países han llegado más lejos, Sudáfrica y Ecuador prohíben constitucionalmente la discriminación por razón de orientación sexual. En España hace dos años que entonamos el Lohengrin, y aunque desde entonces gays y lesbianas no somos más ciudadanos, es posible que más ciudadanos sean gays y lesbianas, pero sobre todo, somos todos igualmente ciudadanos. En julio celebremos el orgullo, orgullo ciudadano que en Bolivia y otros lugares, otros se están ganando.